Ir al contenido principal

Y llegó el sombrero


Y llegó el sombrero a nuestras vidas, cada vez lo veo más, aunque todavía muy tímidamente. Y es que en una ciudad, digamos, no demasiado grande, cuando marcas un poco la diferencia, parece que eres de otro planeta, y ya no os quiero ni contar en un pequeño barrio de esta ciudad.

Aún recuerdo cuando compre mi primer sombrero, y no hablo de los que nos ponían nuestros padres cuando éramos pequeños, fue en mi primer viaje a Inglaterra, tendría unos diecisiete años, estuve tres meses viviendo allí. Ya de aquella era una apasionada de la moda , y cuando entrábamos en alguna tienda y veía aquellos sombreros tan preciosos, tenía que probarlos todos. Fue en una visita a Oxford cuando lo vi en un escaparate,era de ala ancha ,en color beige, con un lazo del mismo tono. Cuando llegué a casa de mi tía con él, lo primero que me dijo fue: ”¡oh, ya tenemos aquí a Sofía Loren! "(le  encanta esta actriz) 

Recuerdo con cariño esa estancia en Londres, porque me cambió mucho, tanto, que de vuelta a casa  la única persona que me reconoció al bajar del avión fue mi abuelo( siempre me cuentan esta anécdota).

Años después me siguen apasionando, aunque no lo llevo todos los días y menos cuando tengo que llevar a la niña al cole, porque entonces ya saldría en la portada del periódico. Estamos muy acostumbrados a ir de la misma manera o hacer las cosas del mismo modo, tanto es así, que cuando alguien se sale de lo convencional hay toda una revolución.

Hoy os traigo este look con mi nuevo sombrero. Un look sencillo, para una mami todo terreno, como yo me  veo.

Fotos :propias

Comentarios

  1. ¡Te queda genial!

    Y seguro que te resguarda mogollón del frío...
    Yo no me lo puedo quedar, todo lo que sean sombreros-gorros-viseras me quedan fatal.

    Saludos!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Un lunes cualquiera

El lunes pasado tocaba revisión en el dentista, así que el madrugón estaba asegurado. Desayunamos algo ligerito y rápido, se nos hacía tarde y perdíamos el bus. Después de la visita al dentista, que duró poco tiempo, sólo era para cambiar las gomas de los brackets, decidimos desayunar un poquito más. Para ello y como estábamos cerca, nada nos gusta más que  ir a Manolo Bakes y saborear sus deliciosos croisants. De vez en cuando hay que darse un pequeño capricho. Una vez acabado este delicioso desayuno, nos recorrimos varias tiendas del centro, observando lo que viene para la próxima temporada. Total, no salimos con nada claro porque nos gusta todo. Pero la mañana exigía algo más. Nos acercamos al puerto para disfrutar del crucero Ventura. En definitiva , esto podría ser un lunes cualquiera, de un día cualquiera, de una semana cualquiera de la vida de una persona normal. Porque de verdad, postureo sí, todos lo hacemos a veces, pero llega un mom

Bienvenido septiembre

Llega el mes de los cambios . Decimos casi adiós a una época de locuras, disparates, risas, etc . Realmente, no se porqué , el verano es así. Ahora toca recuperar los hábitos diarios poco a poco, tanto para mayores como para pequeños e irnos preparando para la nueva estación,  pero para ello las tiendas ya han cambiado sus colecciones y nos van introduciendo en un mundo de nuevos colores. Hace unos días mi hija y yo hicimos un pequeño recorrido por algunas de ellas, la verdad nos gustan demasiadas cosas, así que hay que hacer lista de prioridades, y no sabéis que difícil es para una  pre-adolescente tener que elegir, la pobre lo pasa mal, pero la vida es así, hacerles valorar cada cosa que tienen es una lucha diaria. En estas fotos estamos viendo  la puesta sol, mientras dábamos un paseíto por el paseo marítimo   que se ha colado entre los más bonitos de España. ¡Qué maravilla es leer eso! Hace poco que me he enterado que  el paseo marítimo de A Coruña es el más largo d

Lo que aprendemos de los niños

" Frecuentemente hay más que aprender de las preguntas inesperadas de un niño que de los discursos de un hombre." ( John Locke) Una verdad como una casa. Te hacen reflexionar sobre cosas o momentos que ni tu mismo hubieses  imaginado. Todos tenemos algo que aprender de todos. Los niños en muchas ocasiones nos dan hasta lecciones de humanidad, también es verdad que con su sinceridad nos meten en algún que otro aprieto. Decía  Jean de La Bruyere: "Los niños no tienen pasado ni futuro, por eso gozan del presente, cosa que rara vez nos ocurre a nosotros." La palabra "tiempo" siempre gira entorno a nosotros. Una palabra tan variable según la edad. A veces a mí me encantaría que no fuese tan deprisa, en cambio a mi hija no tanto. Una de las conversaciones madre e hija es sobre lo que le gustaría ser de mayor, aunque la decisión todavía está en el aire,  hace unos  años que me viene comentando sobre una idea, parece que el camino se va fi